8 de mayo de 2011

DDHA.S01E14.El.Ser.Humano.en.Consonancia.con.la.Tierra.odt

Imagen por Pamp (Creative Commons License)

Paciente (después de mirar el dibujo detenidamente): Este es fácil. La vida es un largo camino accidentado. De hecho, lo que lo hace digno de recorrerse son las curvas de visibilidad reducida, que te deparan sorpresas inesperadas, los baches, las subidas que te dejan sin aliento y las cuestas abajo, sobre todo cuando te das cuenta de que te fallan los frenos. No nos engañemos, el camino lo empezamos y lo acabamos siempre solos, pero a veces nos cruzamos con alguien que nos acompaña un trecho, haciendo que durante un tiempo las subidas sean menos arduas y las bajadas doblemente emocionantes... De modo que un día te cruzaste con ese alguien especial con el que marchaste al unísono durante unos kilómetros, alimentando la falsa ilusión de que siempre seríais uno: ella las patas delanteras y tú probablemente las traseras, dejándote llevar, a veces a ciegas, viviendo un sueño hecho realidad, una mentira.
Psicólogo (quitándole el dibujo de la mano e interrumpiéndola): No, no, no... Estás sacando las cosas de contexto. Aquí no hay ninguna pareja, ni nada que se le parezca, límitate a decirme lo que ves en el papel...
Paciente (señala el dibujo que tiene el psicólogo entre sus manos para insistir en su línea argumental): Un cuerpo, cuatro patas, pero dos cabezas, ¿no lo ves? Nunca fuistéis uno... ¿Qué pasó? ¿No pudiste seguirle el paso? ¿Te levantaste una mañana y resultó que volvías a ser bípedo?
Psicólogo (algo alterado, retorciendo el papel): Basta ya, deja de decir tonterías, ¿quién es el psiquiátra aquí?
Paciente (mirándole sorprendida): ¿Pero no eras psicólogo?
¿Psiquiatra? (recomponiéndose): ¿Qué? Mira, sólo quiero que entiendas que no hace falta que compliques tanto las cosas. Limítate a contarme lo que ves. Paciente (cogiendo el dibujo de entre sus manos, tomándose su tiempo para alisarlo y volviéndolo a mirar): ¡Ah, eso! (resoplando) Un árbol de hoja caduca, dos niños corriendo por una pradera en un día soleado, la corteza terrestre y cuatro patas de cuatro dedos, caminando lentamente...
Pip
Psicólogo (volviendo a guardar el dibujo en su cartera): ¿Lo ves como no era tan difícil? Sólo es un dibujo que hice en mi fase ecologista... El ser humano en consonancia con la Tierra, integrado en ella...
Paciente (poco entusiasmada): Pues vaya...

3 comentarios:

Alex dijo...

Como siempre brillante! Gracias por seguir con tus relatos :D

Dabid dijo...

Me ha gustado el juego entre psicólogo y paciente (con todos los psignificados que eso conlleva), pero no consigo conectarlo con el final de la primera temporada de "Desde Lost hacía el río".¡Has empezado la segunda con más interrogantes! ¿Qué ha pasado con Eva en todo este tiempo? ¿Quizá ha sido secuestrada por unos guerrilleros aztecas en Tenochtitlan que le han lavado el cerebelo a base de coca? ¿Se ha liado en la pirámide, con un Indiana Jones pasado de fecha que le ha hecho replantearse el sentido de vida?

¡Por Dios, Nati! ¿Por qué has tardado tanto?

Nati dijo...

Ays, David. Si tienes razón... Sólo la estoy liando más... ja, ja, ja.